CARLOS MATTIONI (1969-2004)


SU ARTE

Muchas de las fotos que sacó eran pequeñas obras de arte y más de uno sin saberlo debe tener colgado en la pared de su habitación un poster de alguno de sus ídolos con una foto sacada por Charly.

Como fotógrafo su arte perdurará en todas las revistas en las cuales trabajó: Music Shop, Epopeya,  Madhouse,  Requiem y ni que hablar a la gran cantidad de músicos a los que les sacó fotos; fueron cientos entre los que recuerdo a  Dio, Scorpions, Yngwie, Satriani, Vai,  Ritchie Blackmore, Bruce Kullick, Megadeth, Pantera, Rata Blanca, Nativo, Gamma Ray, Spinetta, Rollings Stones, Therion, Deep Purple, David Coverdale, Angra, Stratovarius, Skid Row, Poison, sin olvidarme de Kiss ( banda de la cual Charly era fana) y no sólo tuvo la suerte de sacarle fotos en Argentina sino que además fue invitado a Estados Unidos a la gira de “Psycho Circus”, estuvo en el mítico Madison Square Garden y siguió sacándole fotos a la banda en la gira por Sudamérica.

Esta es una muy breve reseña de lo que logró con su cámara pero lo más importante es que tuvo el respeto y cariño de todos los que estuvieron cerca.


EL AMIGO

Charly era un tipo como pocos. Para mi fue y seguirá siendo por siempre uno de esos amigos que se cuentan con los dedos de una mano, un tipo increíble, recuerdo como si fuera hoy que hace 25 años yo iba caminando por la calle Lavoisier, en Villa Urquiza, hasta mi casa y en la vereda de enfrente había un flaquito de unos 11 años que todas las tardes se quedaba en la puerta de su casa jugando al fútbol una de sus tres grandes pasiones, las otras dos eran escuchar música y sacar fotos, y así nos hicimos grandes amigos.

Casi todas las tardes venía a escucharme tocar la guitarra y yo lo aturdía durante horas intentando tocar temas de Led Zeppelin y Deep Purple y él siempre me alentaba; hasta hoy, tantos años después, lo seguía haciendo.

De nuestra amistad tengo miles de recuerdos alucinantes que quedarán guardados en mi memoria. Durante todos estos años si o si una vez por semana como mínimo nos encontrábamos a tomar mate, escuchar música, hablar de River y de mujeres. Pero el destino quiso que el 9 de noviembre deje de estar con nosotros. Una muerte muy tonta, pero muerte al fin hizo que me quedara sin uno de mis grandes amigos.

Charly, tu recuerdo estará por siempre en todos nosotros, personalmente dejás en mi un vacío que nunca podrá ser llenado, pero a la vez una gran felicidad por haberte conocido.

Espero que en el lugar que te encuentres sigas siendo tan feliz como lo eras acá. Te vamos a extrañar.

Miguel Sigales


ALGUNOS DE SUS TRABAJOS

 


CARLOS MATTIONI (1969-2004)
por Cesar Fuentes Rodriguez
entrar

Volver