El canciller Vitico y Sigales en plena campaņa electoral.

Volver